Antiacademia, Diccionario Español Estéfano Luján

ISBN:

Published: October 8th 2014

ebook


Description

Antiacademia, Diccionario Español  by  Estéfano Luján

Antiacademia, Diccionario Español by Estéfano Luján
October 8th 2014 | ebook | PDF, EPUB, FB2, DjVu, AUDIO, mp3, ZIP | | ISBN: | 7.74 Mb

El único diccionario hecho contra las prácticas psitacistas, con citas literarias, análisis etimológico, y señalamientos preposicionales.Posdefinición: Hay quienes refieren la palabra “vejez” a un debilitación o degeneración del cuerpo humano.

HayMoreEl único diccionario hecho contra las prácticas psitacistas, con citas literarias, análisis etimológico, y señalamientos preposicionales.Posdefinición: Hay quienes refieren la palabra “vejez” a un debilitación o degeneración del cuerpo humano. Hay quienes se limitan y limitan a los demás con cuentas cronométricas y edades en las cuales la “vejez” sería el término de sus vidas. Esta superchería es de suyo la causa de que los humanos se “debiliten” y “degeneren”, como si fuesen productos programados.

No hay que hacer una sinonimia de “vejez” con “degeneración” ni con “marchitamiento”. Una mansión puede ser vieja, aunque no cesa de ser mansión por vieja. El sol mismo es más viejo que la tierra, y, no por ello, ha cesado de iluminarla ni menguado su iluminación. Ciertos males como disfunciones, atrofias, flacidez, etc., que concurren con el estado “subjetivo” de la vejez, no son consecuentes de una necesidad substancial, como es el crecimiento y desarrollo del cuerpo, sino de factores circunstanciales acumulativos.

Si aceptamos la noción de “vejez” como un ser más subjetivo que objetivo, algo meramente nominal, tendríamos que atribuir esos “males” a la dificultad de encapsularnos en una especie de refrigerador para conservarnos jóvenes, o a la insuficiencia científica para remediar aquellos y regenerar lo gastado. Quizás en un futuro, cuando refiramos la palabra “vejez”, esta no connote “perdida” sino “ganancia”, como la de los vinos.

Por ahora, continuemos viviendo, pero sin la preocupación de cuentas y retrocuentas: un año terrestre es muy breve para fastidiarnos con su registro y con la creencia de que un año más es algo menos en nosotros. Cuando la palabra “vejez” nos recurra, escrita o pronunciada, evitemos pensar en seres enfermos e inhabilitados: hay personas nobles, derechas, sin una arruga, sin una dolencia, sin flacidez, que aunque se atribuyan la poquedad de setenta años de vida, parecen siempre muchachos de treinta.

Aquel estado de degeneración (arrugas, disminución corporal, enfermedad, demencia, etc.) que conocemos en ciertas personas añosas no es una necesidad natural, sino la consecuencia de una inercia:



Enter the sum





Related Archive Books



Related Books


Comments

Comments for "Antiacademia, Diccionario Español":


zoz-msw.pl

©2010-2015 | DMCA | Contact us